PERIOSTITIS TIBIAL



La periostitis tibial cursa con una inflamación aguda o crónica del periostio que recubre la tibia. Es una dolencia muy común, provoca sensación de quemazón en la parte anterior de la tibia y sobre todo se observa en deportistas, corredores de fondo, de largas distancias, aficionados al running y deportistas de diferentes disciplinas.

En la mayoría de los pacientes diagnosticados de periostitis no existe inflamación de periostio, sino que presentan signos de osteopenia que es una reacción por estrés del hueso que se vuelve doloroso y puede desembocar en fractura por estrés de la tibia.

 

CAUSAS

Las causas más frecuentes son provocadas por un esfuerzo excesivo durante un largo período de tiempo, un cambio brusco en el entrenamiento, cambios de terreno o problemas con el calzado.

Excesivos impactos con el suelo que causan vibraciones y unidas a las tracciones de la musculatura rígida en su inserción y los apoyos incorrectos provocan traumatismos repetidos sobre la cara anterior de la tibia, sobre su periostio, y esto favorece la aparición de la periostitis. Otra causa puede ser la excesiva rotación de la cadera, lo que provoque una torsión tibial externa aumentada con un pie hiperpronado o con excesiva eversión del talón, valgo del retropié.

Estos factores aislados o unidos pueden provocar, además, una sobrecarga de los músculos de la pantorrilla, principalmente el tibial posterior.

 

DIAGNÓSTICO

Una radiografía y resonancia magnética puede complementar la exploración física, aunque el diagnóstico principalmente se realizará mediante la exploración del paciente que consiste en la palpación de la parte anterior de la tibia, palpación dolorosa. Además, se valorará el tipo de pisada para ver si es la causante de esta dolencia realizando un estudio biomecánico de la pisada.

 

TRATAMIENTO

Medidas analgésicas y antiinflamatorias, uso de la crioterapia o hielo o ultrasonidos.

Evaluar la necesidad de plantillas a medida y calzado deportivo.

Disminuir las sobrecargas musculares, esfuerzo mecánico y físico.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

1-      Dorland’s illustrated medical dictionary. Dorland, W A Newman (William Alexander Newman), 1864-1956. 32nd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier/Saunders, c2012.

2-      B. Beck, G. Matheson, G. Bergman, T. Norling, M. Fredericson, A. Hoffman, R. Marcus. Do Capacitively Coupled electric fields accelerate tibial stress fracture Ealing: a randomized controlled trial. Am. J. Sports Med. 2008, 36, 545.

3-      Galbraith RM, Lavallee ME. Medial tibial stress syndrome: conservative treatment options. Curr Rev Musculoskelet Med. 2009 Oct 7;2(3):127-33.

4-      Derrick Benner, Eric Dixon, Tim Plumley. The Effectiveness of Active Release

Therapy on Medial Tibial Stress Syndrome. Logan University [internet]. Junio

5-      Rompe JD, Cacchio A, Furia JP, Maffulli N. Low-energy extracorporeal shock

wave therapy as a treatment for medial tibial stress syndrome. Am J Sports

Med. 2010;38(1):125–32.

6-      Barnes M. Letter to the editor. "Low-energy extracorporeal shock wave therapy

as a treatment for medial tibial stress syndrome". Am J Sports Med. 2010

Nov;38(11):NP1; author reply NP1-2.

7-      Nissen LR, Astvad K, Madsen L. Low-energy laser therapy in medial tibial stress

syndrome. Ugeskr Laeger. 1994;156(49):7